Acompanyament Familiar

pexels-photo-1215834

Ya son varios los artículos que he ido colgando sobre la importancia de acompañar la sexualidad infantil des de un lugar respetuoso, coherente y adecuado. Tanto en el vídeo de las etapas del desarrollo como en el artículo que lo acompaña, subrayo la potencia de la etapa sexual en el desarrollo sano de las criaturas. Cierto es que la sexualidad ha sido un tema muy censurado y distorsionado en el seno de nuestra cultura judeo-cristiana, y es por eso que cada vez que abro el tema en distintas reuniones o encuentros de familias, hay muchos patrones y creencias inherentes relacionados al fluir de la energía sexual a lo largo de nuestro desarrollo humano.

De todas formas, hoy me gustaría poder tratar el tema del género en el sentido más concreto de la palabra. A menudo, cuando pensamos en género, enseguida lo relacionamos con nuestra sexualidad, es decir, con nuestros genitales. Niño, niña. Hombre, mujer. Azul, rosa.

¿Y si te dijera que el género y los genitales son cosas diferentes?

¿Que podemos deconstruir el concepto binario y sexual con el que siempre lo hemos asociado?

Deja que me explique: seguro que cuando naciste, lo primero que hicieron es mirar si tenías vulva o pene. Y en función de estos rasgos sexuales primarios, te “bautizaron” con el apellido de “niño” o “niña”. ¿Es así? Hasta hace muy poco tiempo, en el mundo occidental, el binarismo (es decir, niño o niña, sólo dos opciones, como el código informático de 0 y 1) era la corriente imperante. Las teorías biologicistas y su reduccionismo habían tomado el control en las teorías sexuales. Esta visión equiparaba el género humano al mundo animal, basándose solamente en la influencia de las hormonas y del instinto de supervivencia para definir el género de nuestra especie. Había quien llegaba a afirmar que “el patriarcado es el reflejo de la supremacía del macho sobre la hembra en el mundo animal. Por lo tanto, esta diferenciación y jerarquía son naturales porqué la naturaleza así lo muestra”. Otra de las múltiples afirmaciones que este tipo de teorías apoya es que los machos/hombre están programados para inseminar al máximo de hembras posibles, por lo tanto, la infidelidad en las relaciones monogámicas está justificada por temas hormonales.

No es hasta el siglo pasado que aparecen lxs primerxs teóricxs de la sexualidad y del género ofreciendo una revisión profunda de este tipo de conceptos tan preestablecidos. Es ahí cuando las teorías culturales toman la voz, apuntando que el género no viene definido por nuestros cuerpos y nuestra biología, sino que es precisamente el sentido que le damos a nuestra parte física la que acaba definiéndonos. El género es el hecho de definirse dentro de un espectro concreto y comportarse como tal. El género, además, no es binario solamente. La opción niña-niño o mujer-hombre, se amplía de una forma considerable. Al final del LIVE del próximo 15 de Enero te dejaré un enlace a un vídeo corto donde se explica de una forma muy clara y muy corta todo este abanico de posibles géneros. Sólo decirte que existen múltiples referentes de culturas donde el género fluido o la transexualidad no sólo se respetaba, sino que era prácticamente sagrada: hijra a la India, bacha a Oceania, etc. antes de la llegada de la cultura occidental.

Según lo que hemos dicho hasta el momento, podemos pensar que estamos en una encrucijada entre la bilogía y la cultura, o lo que viene q a ser la eterna polaridad en la psicología: ¿somos genética o epigenética?

Desde mi punto de vista, y tomando en cuenta mis estudios y mi práctica, tiendo a colocarme en un punto intermedio. Creo que somos seres biológicos viviendo una realidad cultural. En este sentido, cuando miramos a nuestras criaturas, es importante que podamos abarcar toda esta complejidad que les -y nos- rodea. El acompañamiento respetuoso en la crianza debe poder abrazar que los conceptos de genitalidad-género en los que hemos sido educadas pueden ser demasiado sesgados y limitantes. En este sentido, es importante que las personas adultas podamos revisar nuestras creencias acerca de lo que creemos, puesto que la gran mayoría de ellas vienen de nuestra crianza.

¿Qué te contaron acerca del género cuando eras pequeñx?

¿Podías usar jueguetes del otro género? ¿Y roles en el juego (princesa, superhéroe,etc)? ¿Y ropa?

¿Te llegaron a contar que había niñxs que su género no coincidía con el modelo binario?

Es muy importante saber cuál es tu sentir acerca de toda esta temática. El binarismo está oculto en muchos mensajes inconscientes que les transmitimos a las criaturas, tipo: “eres tan fuerte como papá”, “las niñas buenas no gritan”, “los niños no se pintan las uñas”, “no quiero que te cortes el pelo porqué pareces una princesa de verdad”, etc.

La manera que tenemos de hablarles a nuestrxs hijxs va a ser la estructura con la que van a mirar al mundo que les rodea. Van a aprender de nosotrxs.

Si te apetece compartir un poco más acerca del género y de cómo podemos acompañarles de una manera respetuosa en su propia identidad y construcción, te espero en el DIRECTO del próximo Martes 15 a las 21h horario de Barcelona.  Y si no te puedes conectar pero recibes nuestra newsletter, te mandaré poco después la grabación del directo. Si todavía no estás suscritx puedes hacerlo a través del formulario que encontrarás en nuestra web.

Puedes conectarte a:
FBK: https://www.facebook.com/psicologiarespetuosa
Instagram: @elisendapascualmarti
¿Cuándo? MARTES 15 de ENERO DE 21H A 22H

Te veo pronto y feliz crianza,

Elisenda Pascual

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *