Acompanyament Familiar

hands-1797401_1920

Habrás escuchado infinitud de veces esta frase de “adaptarse o morir” y, probablemente, fruto de nuestra formación educativa basada en la supervivencia del más fuerte, te la habrás creído sin cuestionar. Pues no serás la única  porqué yo también, por muchos años, creí que la única manera de sobrevivir en el mundo que me tocó vivir era a través de la adaptación a las nuevas realidades que se me iban presentando. Ahora bien, ¿qué tal si en lugar de sobrevivir quisiéramos vivir?, y ¿qué tal si en lugar de adaptarnos pudiéramos transformar la realidad en la que buceamos diariamente?

Trabajar con criaturas y familias en un entorno educativo me brindó la oportunidad de observar otras formas de comprender la interacción con la Vida y de visibilizar el sufrimiento que reside detrás de una adaptación no adecuada y traumática. Este tipo de adaptaciones generan supervivencia basada en la neurosis, lo que pasa es que, en la mayoría de los casos, las criaturas están tan domesticadas por el sistema des de su nacimiento, que este malestar no aparece hasta más adelante en su desarrollo vital. Es por esto por lo que, hasta cierto punto, las criaturas que presentan dificultades en la adaptación escolar acostumbran a ser la minoría, puesto que la exigencia puesta en su adaptación y la recompensa recibida (¡qué grande eres!, ¡mira que guapa que te quedas sin llorar!, ¡cuando salgas te compraré un juguete!, etc.) adiestran su carácter para hacerlas más sumisas a las necesidades de lxs adultxs.

¿Y qué pasa si lo que realmente necesito es que mis hijxs se queden en la escuela?

Pues vamos a ver cómo poder ofrecer el máximo de amor y comprensión, con el mínimo de drama y de culpa. ¿Te parece?

Lo primero que es importante saber -como siempre te insisto- es la etapa evolutiva de tu criatura. Nada tiene que ver un bebé de 9 meses, con unx niñx de 3 años, con otrx de 6. Cada una de las etapas en las que se encuentran va a definir sus necesidades auténticas como guía del cuido imprescindible que necesitan.

  • Antes de los 3 años

Si tu criatura está por debajo de los 3 años significa que todavía está en proceso de adquirir la autonomía en el mundo: control de esfínteres, maduración del habla y de la motricidad, y que, por lo tanto, requiere de un espacio donde se le brinde el calor humano (físico y emocional) que podría tener con una figura de maternaje. Escoger un espacio de baja ratio, con adultas disponibles y amorosas, va a facilitar la tarea de adaptarse a un espacio distinto del deseado.

¿Qué puedes esperar cuando la criatura salga?

Probablemente, una criatura con un apego sano, al salir de un espacio de cuido buscará a la figura de maternaje referente, necesitará mucha presencia física (brazos, mimos, contacto, etc) y emocional (estar disponible para ella), y hasta que no se adapte manifestará abiertamente el deseo de no ir y de no quedarse sin ti. Esto es SANO. No te preocupes si a tu criatura le cuesta más que a las otras. Dale tiempo y, cuando tengas la oportunidad, ofrécele todo aquello que necesita.

  • Antes de los 6

Aquí lxs niñxs ya han podido construir una imagen más compleja de quienes son ellxs mismxs y qué lugar ocupan en el mundo. Ya saben que mamá/papá se van, pero siempre vuelven. Su necesidad de vínculo no pasa tanto por una supervivencia primaria y reptiliana, sino que aquí las criaturas necesitan una mano conocida para poder dar pasos seguros hacia el mundo. Es una etapa de identificarse con el entorno, de tomar iniciativa y riesgos. ¿A quién no le cuesta esto?

¿Qué me van a pedir cuando salgan de la escuela?

Aunque sean mayores, todavía son pequeñxs y tu presencia auténtica, es su mayor medicina. Olvídate del móvil por un rato, de las preocupaciones laborales y los quehaceres domésticos. ¡Sólo por un rato! (don’t panic!) Y verás como tu disponibilidad genera un efecto calmante y securizador ante sus inquietudes y malestares internos.

  • Primaria

He querido incluir este punto porqué son varias las familias que acompaño que escolarizan por primera vez en esta etapa del desarrollo. Aquí, aunque lxs niñxs hayan ido a proyectos educativos no reglados, o haya sido homeschooles or unschoolers, existe un hueco importante en cuanto al cuido emocional en los inicios de la escuela reglada. En la mayoría de los espacios, lxs alumnxs atienden el centro des de los 3 años (educación infantil). Con un poco de suerte, la adaptación de esas criaturas ha durado una semana, con lo que han aprendido a quedarse en la escuela des de muy temprana edad. ¿Te imaginas cómo reaccionan cuando unx nuevx compañerx aparece a los 6 años sin todo este proceso hecho? ¿Y lxs maestrxs y equipo educativo? ¿Cómo se lo van a tomar?

En estos casos es muy importante que tu hijx sepa, de antemano, lo que se va a encontrar en la escuela. Está en una edad en la que ya se puede hablar con mayor estructura y previsión de futuro, así que le ayudará anticipar el movimiento, visitar la escuela antes que acabe el anterior curso escolar, hablar con amigxs o familiares que asisten a la escuela para que les cuenten cómo lo viven, etc. Pero al final de todo, lo que va a contar va a ser su propia vivencia: nervios, vergüenza, ilusión, incertidumbre, miedo, tristeza, etc.

Para estxs niñxs más mayores, a parte de tu presencia, anímales a que expresen lo que sienten, que lo hablen y lo compartan contigo. Para ellxs pertenecer a un grupo de iguales comienza a ser imprescindible, así que conviene estar atentxs a que sus vivencias distintas al resto de sus compañerxs, puedan ser validadas y visibilizadas, por lo menos, en el hogar.

Si te apetece compartir un poco más acerca de cómo acompañar las adaptaciones, te espero en el DIRECTO del próximo MARTES 17 de septiembre a las 21h horario de Barcelona.  

Puedes conectarte a:

FBK: https://www.facebook.com/psicologiarespetuosa

Instagram: @elisendapascualmarti

¿Cuándo? MARTES 17 de septiembre a las 21H

Puedes seguir mi Canal de YouTube “Elisenda Pascual Martí” para poder escuchar todos los otros videos que ya he grabado.

Te veo pronto y feliz crianza,

Elisenda Pascual i Martí

Psicóloga y psicoterapeuta

Directora de Acompanyament Familiar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *