Acompanyament Familiar

team-spirit-2447163_1920

Estar en armónica sintonía con aquellxs que nos trajeron al mundo resulta de las vivencias más difíciles del ser humano. Como dice Bert Hellinger, todo proceso terapéutico empieza y termina con “papá y mamá”. Sólo cuando estamos en consonancia con nuestrxs ma-padres podemos tomar la fuerza de la Vida para hacer algo creativo con ella. Y ¿qué es estar en consonancia con lxs ma-padres? Tenerlos en un buen lugar de nuestro corazón a medida que nos hacemos adultxs.

En la sociedad en la que vivimos hay una ausencia abrumadora de rituales que nos ayuden en ese proceso hacia la adultez, a cambiar de etapa de vida, a abrir y cerrar ciclos, y a darnos cuenta de qué es lo que aún nos ata a etapas anteriores.

Hacernos adultxs implica empezar a darnos cuenta de nuestra autenticidad, de aquello que es verdadero en nosotrxs y nos configura. A menudo, pero, esta autenticidad que descubrimos nos crea una fricción y un bloqueo interior si nuestra intuición nos dice que eso que somos va en contra de la “felicidad” de nuestrxs ma-padres. Por una lealtad mal entendida, lxs hijxs somos capaces de frenar nuestro impulso de Vida y el curso de nuestra evolución si detectamos que eso va a “traicionarles”.

¿Sientes que te suceden este tipo de situaciones en tu Vida?

¿Cuántas fidelidades ocultas puedes estar honrando en tu día a día?

Cuántas veces he visto en consulta como caemos en este autoengaño. Por supuesto, nuestro  impulso de Vida nunca puede traicionar el amor hacia nuestrxs ma-padres, pero parece que nuestra alma no termina de creérselo.  Recuerdo el caso de una mujer que vino a consulta porque con 45 años seguía viviendo en casa de su madre ya que su padre había muerto hacía años y se sentía responsable de la felicidad de su madre, impidiéndose a sí misma crear su propia familia por miedo y culpa de dejar a su madre sola. Otro proceso es el de una mujer que no se permitía ser feliz y se autoboicoteaba cada vez que conseguía alguna de sus metas. Explorando su sistema familiar, se mostró una lealtad inconsciente hacia su madre, que había perdido a su propia madre de muy pequeña. Ese hecho hacía que esa mujer que vino a mi consulta no se estuviera permitiendo  ser “más feliz” que su madre porque ello le hacía sentirse egoísta y profundamente culpable.

La Psicología Sistémica nos ayuda  a entendernos dentro de una red de vínculos de amor y miedo, y aportar consciencia a esas lealtades ocultas tan absorbentes.

Una de las técnicas que utiliza la Psicología Sistémica para acompañar estos procesos terapéuticamente son las Constelaciones Familiares, herramienta que nos sirve de rito atemporal para poder generar movimientos curativos en nuestra alma ante situaciones como estas.

En definitiva, a permitir que lxs ma-padres sean ellxs, y que nosotrxs volvamos a ser sólo sus hijxs y así podernos inclinar ante su adultez. Una inclinación que nos permita decir “gracias, he recibido tanto de vosotros y es suficiente. El resto lo haré yo mismx desde el lugar que me corresponde.”

¿Te resulta sencilla la idea de poderte inclinar y agradecer

a tus ma-padres por lo recibido?

Elisenda Roig

Psicología sistémica en familias, adultxs y adolescentes en Acompanyament Familiar.

Si quieres profundizar más en esta temática y poder observarla desde un foco distinto, te invito a que te conectes el próximo MARTES 19 de MARZO a las 21h (hora de Barcelona) para un DIRECTO sobre esta temática junto a Elisenda Roig.

Puedes dejar tus dudas y/o preguntas aquí debajo y te las responderé encantada.

Puedes conectarte a:

FBK: https://www.facebook.com/psicologiarespetuosa

Instagram: @elisendapascualmarti

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *