Acompanyament Familiar

pencil-918449_1920

Llegó Setiembre y comienza el nuevo curso. Después de meses de vacaciones, las criaturas empezamos de nuevo la aventura de los inicios. Para las más pequeñas, esas que todavía necesitan mucho la seguridad que brinda el entorno familiar y conocido, esta época puede llegar a ser todo un trasiego, precisamente, por la separación temprana no deseada.

Las criaturas necesitan sentirse seguras, amadas y aceptadas para tener un desarrollo sano y óptimo. Estas necesidad son totalmente básicas y auténticas, imprescindibles para poder estar relajadas en el entorno que las contiene y poder así expandir al máximo su potencial de descubrir el mundo y aprender de él. Cuando alguno de estos factores no está en equilibrio, las criaturas dejas de usar sus sistema interno creado para conectarlas con la Vida, y pasan a activar el sistema de la supervivencia. Este último circuito interno es común con el resto de mamíferos. ¿Quién no ha visto un gato asustado o un pájaro alarmado por nuestra presencia? Pues esta misma forma de estar presentes, activas y alerta es la misma que las criaturas usan cuando sus necesidades primordiales de seguridad, amor y aceptación no están cubiertas.

Es probable que estos días, en las puertas de las guarderías -incluso en algunos cursos de primaria- hayáis vivido situaciones de separación dolorosas. Gritos, lágrimas, miedo, abrazos inseparables, etc. Cada criatura exprime el recurso que, o bien es más afín a su temperamento, o bien le funciona mejor para retener, ni que sean una milésimas de segundo más, de quien no quiere separarse. Todos y todas sabemos que la Vida adulta es compleja y que, por veces, debemos tomar decisiones que no nos gustan. Cada cual escoge cual quiere que sea su camino en el tiempo que nos regalan en esta existencia, y cada cual sabe -o debería- qué gana y qué pierde en esta elección. Cuando la decisión incluye esta separación temprana no deseada con la criatura, cabe estar alerta en las siguientes premisas:

  • ¡Ojo con la CULPA! Si has decidido dejar a tu criatura en una guardería y sabes que no está preparada para ello, os vais a hacer un flaco favor si permites que la culpa penetre en tu reino. La emoción de la culpa lo eclipsa TODO, por lo que cuando vuelvas a establecer un vínculo físico con tu criatura, si acarreas la culpa enganchada a tu corazón, va a amortiguar todo lo maravilloso que quieres ofrecerle y hará que lo reciba en menor grado, por lo que va a seguir pidiéndotelo con más fuerza.
  • Debemos aceptar que cuando somos las persona adultas las que empujamos a esta separación, hemos de sostener la explosión emocional que comportará para nuestra criatura. Pretender que lo comprenda a la primera, que se adapte sin darse cuenta o que empatize con nuestra decisión es ciencia ficción. Es más, su alguna criatura lo hace (bueno, lo hace ver) es un síntoma de falta de salud emocional. Las criaturas sanas son las que cuando algo no les gusta gritan, lloran, se quejan, hacen ruido y lo expresan.
  • Ofrecer en estas primeras semanas de adaptación una presencia real y sincera en casa hará que el malestar de separación que pueda estar sintiendo tenga una compensación en el ámbito familiar. Es muy importante que le brindemos la oportunidad de demandarnos más, de vivir alguna regresión y sostenerla, poder hacer planes tranquilos para estar en petit comité¸etc. Tener cuido del espacio le va a proporcionar la calma que necesita para tirar adelante en su adaptación.

¿Y tú, cómo llevas la adaptación de tus criaturas?

¡Buen Curso!

Elisenda Pascual

One thought on “Las separaciones no deseadas

  • JennSaar

    Gracias Elisenda ❤️

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *