Acompanyament Familiar

embarazo-límites

La gestación siempre se ha visto como algo exclusivo de la madre gestante. En el seno de una familia, sostener y acompañar esta etapa del desarrollo infantil, caía dentro del rol de la mujer. No es que hable en pasado porqué actualmente esto no suceda, sino que confío en que la conciencia actual está comenzando a hacer girar la rueda de los roles impuestos por la sociedad heteronormativa y sexista.

La gestación es una etapa muy importante para la construcción personal, ya sea del bebé intrauterino, como del entorno que lo va a recibir (mapadres). Es importante comprender que una Vida no se inicia cuando el bebé nace, sino que comienza incluso antes de la concepción. Para ello debemos preguntarnos:

¿Cómo está el útero que ha de recibir al embrión?

¿Qué sucede en nuestro entorno cuando nos preparamos para concebir?

¿Queremos ser mapadres? ¿Quién nos acompaña en este camino?

Es de esta forma que la gestación toma una nueva dimensión: es el espacio que sostiene la Vida en evolución. Así pues, debemos poner conciencia en cuidarlo, sostenerlo y respetarlo. Y todas estas acciones son responsabilidad de la pareja también (siempre que haya). La mujer gestante debe ser mirada como parte de un sistema más ámplio que, a través de su útero, se expande; ya sea la familia, la sociedad y, en última instancia, la humanidad. Respetar la gestación es el primer paso para una revisión profunda en la prevención de las neurosis que, de una forma reiterada, propiciamos a los niñxs.

¿Cómo crees que puede acompañarte tu pareja en este proceso?

Como pareja de una mujer gestante, es básico que comprendas que tu papel es mucho más activo de lo que, seguramente, nunca te hayan contado. Tu presencia es un estímulo inmediato y cotidiano para el útero que acoge a tu bebé. Es importante que tu atención, en tanto que acompañante y futurx mapadre, devenga presente y amorosa. La Vida que crece necesita de tu sostén, nutrición y límite. Poder estar disponible para vincularte con el bebé -mediante la palabra, el contacto, la presencia- es fundamental para que la madre se sienta acompañada, segura y parte de un proyecto compartido.

Para generar una trasnformación social des de la base, debemos empoderar a las parejas también. Hacerlas sentir partícipes de la Vida que crece en tu seno, de las necesidades que como madre gestante se te despiertan, transmitirles la importancia de su mirada activa en estos meses previos al parto. Si se consigue establecer este vínculo, los partos y los puerperios son mucho más dulces -emocionalmente hablando- y unen a la pareja des de lo profundo. Así como la madre, con su útero de piel, sostiene al bebé que se desarrolla, la pareja también genera un útero de apoyo y seguridad emocional con su disposición activa durante la gestación.

Puesto que hace tiempo que dejamos atrás la vida en tribu en aras de la familia nuclear, es más importante que nunca sentirse sostenida en un momento tan decisivo de tu Vida. Te animo a que busques espacios donde se trabaje el vínculo a tres durante la gestación. Una herramienta excelente es la haptonomia, conocida como ciencia de la afectividad, y parida por Françoise Doltó en Francia el siglo pasado. Desde Acompañamiento Familiar apostamos por estas formas de acercar el amor, la presencia y la unión durante la gestación.

¿Cómo te has sentido de acompañada durante tu gestacion?

Como pareja, ¿has podido participar del proceso?

Elisenda Pasual

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *